Saltar al contenido
Lolo Pepe

El empresario para el derecho

Conforme al artículo 1 del código de comercio, son empresarios:

  • Los que teniendo capacidad legal para ejercer el comercio, se dedican a él de forma habitual y profesional.
  • Las compañías mercantiles o industriales que se constituya con arreglo a la ley mercantil.

Es decir, un empresario puede ser una persona física o jurídica, que profesionalmente y de forma habitual organice los medios para la producción o cambio de bienes y servicios.

Por qué debemos calificar a una persona como empresario

Es importante calificar a una persona como empresario ya que, está sometido a un determinado estatuto jurídico con un régimen general.

Además la intervención del empresario califica a ciertos contratos como mercantiles.

Notas características del empresario

  • El empresario debe tener capacidad legal, es decir, que sea mayor de edad y tenga la libre disposición de sus bienes.

    Esta falta de capacidad no puede ser suplida con un representante legal.

    El código de comercio establece una excepción para los menores de edad o incapacitados que hereden la empresa de sus padres, en este caso la ley permite que puedan ser empresarios por medio de un representante legal.

    En este caso, el empresario será el menor o incapaz, y nunca el el representante legal. Este último será quien ejercite la actividad empresarial en nombre del menor o incapaz.
  • El empresario debe tener capacidad de organización, ya que debe desarrollar una labor de organización que da origen a un conjunto de relaciones jurídicas.

    Entre estas labores está organizar sus bienes, celebrar contratos, etc.

    El valor de una empresa es superior debido a esta labor de organización, a la suma de los bienes individuales de la empresa.
  • La actividad del empresario debe ser profesional, es decir, ha de ser constante, habitual, que se de a conocer y se ejerza públicamente.

    Quien produzca para sí mismo, no puede ser considerado empresario.
  • Debe actuar en nombre propio, es decir, ha de tener y asumir la responsabilidad de los actos que él efectúe, de manera que los administradores de la sociedad no actúan en nombre propio, sino en nombre del empresario.

Tipos de empresarios

Hay dos tipos de empresarios, públicos y privados.

Los empresarios públicos son aquellas corporaciones que tienen carácter público o están controladas por el estado.

En un régimen económico de libre mercado, la intervención de estos empresarios públicos debe ser excepcional y por regla general la actividad económica está reservada a los particulares, es decir, a los empresarios privados.

El empresario social

Existen dos tipos de empresarios, el empresario individual.

El empresario social se constituye mediante un contrato de sociedad.

Este adquiere la personalidad jurídica y existe para el derecho cuando cumpla una serie de requisitos.

El empresario individual

Los empresarios individuales son aquellas personas físicas que teniendo capacidad para ejercer el comercio, se dedican a el de forma habitual y profesional.

El empresario individual, ya sea casado o soltero, no crea un patrimonio mercantil diferente y separado al suyo, así que responde de las deudas con su propio patrimonio, presente y futuro, aún cuando estos no tengan relación con la actividad empresarial.

En ocasiones la actividad del empresario individual puede afectar a su cónyuge.

Qué sucede cuando el empresario individual está casado

Cuando el empresario individual está casado, surge la posibilidad de que su responsabilidad social abarque bienes que no sean exclusivamente suyos.

Para estos casos existen unas reglas. Así pues, responden:

  • Los bienes propios de la persona que ejerce el comercio, y los adquiridos como resultado de la actividad empresarial, incluso si no son comunes.

    Para este caso no es necesario demandar al cónyuge y no es necesario su consentimiento.
  • Para que los bienes comunes adquiridos al margen de la actividad empresarial respondan ante los acreedores, será necesario el consentimiento de ambos cónyuges.

    No obstante, se presume que el cónyuge no comerciante ha prestado su consentimiento en los siguientes casos:
    • Cuando el cónyuge comerciante ejerza la actividad empresarial con conocimiento y sin oposición expresa del cónyuge que deba prestarlo.
    • Cuando al contraer matrimonio se encuentre uno ejerciendo el comercio y continuase sin oposición del otro a que los bienes se presten.
  • Los bienes propios del cónyuge no comerciante. Para que estos bienes respondan por la actividad empresarial será necesario el consentimiento expreso por cada bien.

El cónyuge comerciante puede revocar libremente el consentimiento. Esta revocación debe firmarse ante notario e inscribirse en el registro mercantil.

La responsabilidad del empresario

Con que bienes responde

El empresario individual, como todo deudor, responde con todos sus bienes, presentes y futuros. Sin importar si están relacionados con la actividad comercial o no.

Es decir, no hay una distinción a efectos entre el patrimonio mercantil y civil.

No obstante, existe una cierta tendencia hacia la limitación de la responsabilidad del empresario a sus bienes afectos al ejercicio de la empresa, protegiendo de esta manera el patrimonio familiar o no mercantil.

Esto también sirve para la persona jurídica. No obstante debemos distinguir el tipo social.

  • Sociedades personalistas (S. Colectiva o sociedad comanditaria simple, por ejemplo)

    Los socios responden de las deudas sociales
  • Sociedades capitalistas (Sociedad limitada o sociedad anónima, por ejemplo)

    Los socios no responden de las deudas sociales

De qué hechos responde

La responsabilidad surge de la esfera contractual como extracontractual, es decir, por incumplimiento de contratos realizados con otras personas y de los daños causados fuera de ese ambito contractual.

De quién responde

Responde no solo de los daños derivados de los actos propios, sino también por los daños causados por sus trabajadores en el ejercicio de sus funciones.